ES

“No se nace mujer, se llega a serlo” Simone de Beauvoir.

Tradicionalmente, el construccionismo social ya nos hablaba de la construcción del género, es decir, que las categorías femenino y masculino, o lo que es lo mismo, los roles de género son construcciones sociales y no roles naturales.

Cuando se concibe el cuerpo como un locus cultural de significados de género, deja de estar claro qué aspectos de este cuerpo son naturales o cuáles carecen de impronta cultural. Esta herencia cultural supone una carga importante en el proceso de construcción de identidad individual.

En clave de humor, este video muestra la catarsis que experimenta la mujer producto de su herencia y entorno. Unos corpiños ortopédicos,  confeccionados en el taller del abuelo, cobran vida y atacan incontroladamente a la protagonista envolviéndola en un caparazón imposible de arrancar.

El corpiño como atributo opresor de la identidad y sexualidad femenina cobra también múltiples significados en esta pieza. No solo encierra la carga cultural del objeto en si sino que se le añade la carga personal y familiar de la protagonista, en un intento de lidiar con el pasado mas reciente y su herencia familiar.


dirección, realización y actriz:
 GEORGINA ESPASA

cámara:
MARISOL GIL

coreografía:
MERITXELL CAMPOS OLIVÉ

dirección de actores:
ROSA TEIXIDÓ

(back)

producción y asistente de arte:
ANNA POSCH

vestuario:
MELISSA LEE

música:
BRAM VAN DEL POEL